Llevo varios días dándole vueltas a escribir este artículo, y por fín me he decidido.

Voy a analizar un estilo de hacer porno, lo que se viene a llamar Reality. Ya sabéis. Esos vídeos en los que se juega con algo supuestamente improvisado, normalmente una intro en la calle, y en los que parece que conocemos una chica, y con todas las artes a nuestro alcance, la convencemos para ir a follar. Unas veces ofreciéndoles dinero, otras comiéndoles el coco, o como buenamente se puede.

No voy a decir nada en contra de ese estilo. Yo he grabado muchos así, lo sigo haciendo y mientras funcione lo haré. Al contrario. Mola mucho. Lo que quiero puntualizar es que en la grandísima mayoría de casos, más que Reality, es Mentirity. Y lo digo porque aún hay quienes comentan que en muchos casos “se nota” que no es verdad.

Pero a ver. ¿Alguien se cree que van varios tíos con una cámara por la calle y en diez minutos se convence a alguien para ir a follar? Ni pagando ni por muy guapos que seamos (que no es mi caso).

Entonces, si no es real, ¿por qué lo hacemos? Pues porque es una fantasia. Como siempre en la história del Porno. Hace un tiempo, la fantasia del espectador era ver una despampanante rubia siliconada bajando de un Rolls Royce y follando en un castillo con una chimenea de fonde, mientras una orquesta tocaba música clásica (es un ejemplo). Ahora, nos pone chicas más normales conocidas en situaciones cotidianas (más o menos). La televisión está plagada de programas que muestran barrios, casas, trabajos comunes… Y funcionan.

Yo personalmente, cuando grabo una escena reality, no lo hago con la pretensión de que nadie crea que es real o no. Doy por supuesto que quien lo vea ya asume que está más o menos preparado. Simplemente juego con la fantasia. Algunas veces “se nota” más que otras, pero no es la principal finalidad.

El primer “Reality” lo grabé hace como unos 12 años. Aprovechaba viajes, festivales o lo que fuera y grababa escenas frescas rompiendo con el lenguaje cinematográfico. Se me criticó mucho por ello, mientras a otros les entusiasmaba. Ahora ese estilo se ha generalizado, y pienso que va a seguir presente durante mucho tiempo. De hecho, es el estilo predominante hoy en dia.

Y lo dicho. el Reality, o Mentirity, mola…

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

11 Responses

  1. MadMax-2

    Claro, tito Max, es puro cine lo que ruedas, no es un documental. Y si alguien se lo cree, pues mejor. Es lo bueno que tiene el cine, que las fantasias se hacen realidad.

    Eres un innovador, bro, jjajaja! Deberías cobrar derechos! Oye, y sigue escribiendo artículos, maestro. Son aperitivos a la espera de tu libro!!! Queremos un libro tuyooooo!!! jajjaja

    Responder
    • Max Cortés

      Escribir un libro! Si me cuesta escribir en Twetter! Aunque si un escritor se anima, yo le dicto. Pero cuando me retire porque cuando escriba el libro ya no voy a poder trabajar más!

      Responder
      • MadMax-2

        Bro, no seas modesto que escribes de p.m. En serio que escribes muy bien, incluso sorprendido me hallo. Y ya lo han escrito muchos del porno, incluso tu amiguete Nacho Vidal. Seguro que tendrías muchísimo que contar sobre el mundillo, maestro. Sería un best-seller amigo!!! Más de uno o una se iba a echar a temblar!! jajjaja Crackkkkkkkk!!!

      • MadMax-2

        Pues por Budapest anda tu compadre Toni Ribas y Esmeralda_Rose! Vuelve el boom de las chicas del este? Buen viaje y buenas escenas tito Max!!!

      • Max Cortés

        Lo se.
        Pues es una moda que creo que nunca se fué.
        Lo que sí que estamos haciendo es adaptar todo el potencial de estos países al mercado español.
        Aunque el seguir pegándonos escapadas solo depende de los usuarios. Haremos lo que ellos ordenen.
        Un saludo desde Praga!!!

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.